lunes, 7 de julio de 2014

LA RISA REMEDIO INFALIBLE



Era el título de una sección de Selecciones,  revista que fue un icono desde mediados del siglo XX,  ahora ha perdido su popularidad.  En esa sección había chistes simples, cortos y cotidianos que te arrancaban una sonrisa cuando menos.

Se dice que al reír se mueven más de 400  de músculos del cuerpo,  que produce serotonina, que une a las personas.  Lo  cierto  es que reírse a carcajadas, desde el  estómago, da una sensación de bienestar,  de relajo, de sosiego, que se queda con nosotros varias horas y a veces, cada vez que recordamos el momento por lo menos sonreímos… 

Una buena película graciosa,  las vicisitudes de un paseo con amigos, escuchar a esa persona que tiene la capacidad de ironizar todo, hasta la propia vida,  ¡hace tanto bien!

Alguna vez escuche   un cd que se llamaba "terapia de la risa"   Te  daba  instrucciones  para reírte: "empiece a decir jaja jaja jaja" (esto hablado en castellano con acento norteamericano por añadidura)...   Iba in crescendo y luego se oían carcajadas.   El asunto es que sí, aún sin ganas,  empezabas a decir  jajajaj  acababas   riendo a carcajadas.

Desde el punto en que el cerebro no distingue la realidad de la fantasía es posible empezar a reír a voluntad, luego la risa se volverá auténtica y nos hará el mismo bien que cuando algo verdadero la suscita inesperadamente.


Hagamos el ensayo, ríamos más.  

lunes, 23 de junio de 2014

ASÍ SOY YO


¿Genio y figura hasta la sepultura?

¿Cuántas veces hemos dicho: “Yo soy así”?    ¿Qué queremos decir cuando lo decimos? Hay una diferencia entre el ser y los comportamientos del ser que forman parte del mismo.  Vivimos sostenidos por un sistema de creencias que incluyen cosas que pensamos sobre nosotros mismos  y sin embargo, estas creencias pueden ser cambiadas…

Estamos hablando de actitudes y estilos de reaccionar ante situaciones, que sacan lo peor de uno mismo.   Los deportistas, por ejemplo,  tienen que entrenar su mente para resistir la presión que exige la competencia.  Tienen que ser capaces de conocer sus reacciones para que en algún momento álgido puedan hacer uso de la técnica y estar confiados en su entrenamiento.  La razón de los entrenamientos exhaustivos es que el cerebro tiene que registrar el movimiento correcto para realizarlo  a pesar de la presión del juego.

He ahí el secreto, se trata de entrenamiento.  Como ya hemos comentado el Coaching nace cuando Tim Gallwey, que era entrenador de tennis, descubrió que los  partidos de sus entrenados se ganaban fuera de la cancha o entre punto y punto,  en el juego interno.   Así, en la vida cuando sabemos manejar las conversaciones con nosotros mismos, nuestros diálogos internos habituales son los que deciden si ganamos o no los partidos.

El cambio es posible.  Para dejar atrás el vivir con un “así soy yo” que nos limita es cuestión de decisión.  A veces se trata de comportamientos aprendidos que están arraigados y que con el debido ejercicio pueden ser cambiados por otros más acordes con los objetivos que queremos lograr. 

Es un proceso, un entrenamiento:
  1.      Decidir el objetivo y que necesitamos para lograrlo
  2.      Determinar qué queremos cambiar.
  3.      Empezar paso a paso, con metas pequeñas y medibles.
  4.      Cuando aparece el nuevo comportamiento, el éxito va reforzándolo y la repetición                  hace el  hábito
  5.      El nuevo hábito se convierte en una nueva forma de ser, en otro “Así soy yo.”

De esta manera traemos abajo la creencia que no podemos cambiar. Llevar un proceso de Coaching es una manera efectiva de lograrlo.


viernes, 30 de mayo de 2014

ELEFANTES ROSADOS


No pienses en un elefante rosado… por supuesto que al leer estas palabras estas pensando en un elefante rosado… es un lugar común… y donde sigamos conversando lo verás de peluche rosado de pelo largo, o pintado  de un rosado fuerte, tal vez pensando:  pobre elefante, bañándose y destiñéndose de a pocos..   De hecho en los sueños es posible que haya elefantes rosados. 

La mente no entiende el no, se queda con la frase en positivo.  Si decimos “no tengo miedo”  pensamos en el miedo…  Es mejor decir “tengo confianza”   así la mente irá acomodando la realidad.

Lo cierto es que esto funciona para todos los pensamientos.  Está comprobado que la mente obedece a los pensamientos que cultivamos.  Oímos muchas veces “el mundo es como lo percibimos.” 

También Richard Bach lo decía: “hay cuatro millones de mundos” refiriéndose a que el mundo es distinto para cada ser humano.   Por eso se insiste tanto en tener pensamientos positivos,  en creer para ver, etc.  

En física cuántica, ya hay experimentos que comprueban que el observador cambia el comportamiento de las moléculas. Hay varios videos muy ilustrativos  en youtube: http://www.youtube.com/watch?v=QbTLVRi0EdY nos lleva a uno de ellos.   


Cambiando el pensamiento cambia el sentimiento…No nos demoremos más, decidamos escoger los pensamientos que nos hacen bien y hacen bien a los que nos rodean.

lunes, 26 de mayo de 2014

YO FLUYO NO MÁS


Imaginemos un día de playa, que rica sensación… el sol, la arena, el mar, buena compañía, algo que quite la sed y el hambre…  fácil fluir así.


Cuánto nos costó llegar a la playa es otro cantar.   Programar el día, preparar las cosas, soportar el tráfico.  Ya empezamos a hablar de control y no de flujo.

Qué quiero decir con “control” 
Querer que todo salga bien,
Querer que sea como tú quieres,
Esperar que el otro llegue puntual, cuando sabes que no lo hará,
Pensar que tu manera de hacer las cosas es la mejor.

En fin, creer que organizar todo es ser líder, es a veces confundir el liderazgo con el ser controlador.   Cosa que a nada bueno conduce.  

Fluir se trata más bien de tomar las cosas como vienen,  aceptarlas y tomar las riendas. En palabras de Bert Hellinger “decirle sí a la vida tal como es”  y de ahí, fluir.  Por supuesto no quiere decir que debemos sentarnos a esperar que el devenir de los hechos transcurra y sólo observar, pero si moldearnos a las circunstancias si éstas cambian inesperadamente y hacer lo mejor posible con lo que se presente.  


Fluir por lo tanto debe acercarse a ser capaces de adaptarnos a los cambios, ya que el cambio es lo único constante.

lunes, 19 de mayo de 2014

EL QUE PERSEVERA TRIUNFA




Es una creencia que yo creía verdadera hasta que una querida coachee ante mi pregunta "dime tres creencias falsas para ti"  me dijo que para ella, esta "verdad de perogrullo"  es falsa. Inmediatamente me acordé de mi tía Julia que vivía en Bogotá. Ella era una peruana ferviente amante de su país y cada vez que venía a ver a la familia, se llevaba unas cuantas papas amarillas para sembrar en su jardín.  Bogotá está a 2,625  ms. sobre el nivel del mar, altura donde en el Perú se cultivan las mejores papas;     sin  embargo, en su jardín la planta nunca creció lo suficiente, ni dio papas más grandes que una canica.  Aunque perseveró no logró lo que quería.

Este es un ejemplo clarísimo de lo importante que es  revisar aquellos pensamientos que rigen el comportamiento en los diferentes ámbitos de la vida para darnos cuenta cuáles debemos cambiar para avanzar hacia el logro de nuestros objetivos.

¿Cómo hacemos?   Podemos hacer una lista de frases describiendo lo que pensamos con respecto a los diferentes aspectos de la vida:   Familia, amor, trabajo, amigos, salud, profesión, diversión, tiempo, éxito.  A continuación van algunas ideas:

Lo cortés no quita lo valiente
Al qué madruga Dios le ayuda
Genio y figura hasta la sepultura
Las mujeres son más emotivas que los hombres

Encontraremos que algunas siguen siendo válidas y nos dan estructura de pensamiento y son el marco de referencia para nuestro actuar.   Otras, al ser cuestionadas, pueden ser reemplazadas por alguna que amplíe nuestra manera de pensar y por lo tanto, nos de mayor amplitud de acción.   Hay casos tradicionales de creencias que fueron cuestionadas, “la Tierra es cuadrada” por ejemplo.  Ahora nos parece absurdo, pero en su momento era considerada una verdad.  


Así, si hacemos el ejercicio de preguntarnos sobre nuestras creencias, empezando por ver que creemos de nosotros mismos, descubriremos que pensamientos nos limitan.  Un proceso de coaching facilita esta reflexión pues al ser estas creencias parte de nosotros mismos es difícil que las veamos objetivamente.   El coach ofrece su mirada desde afuera y ayuda a ver las cosas de otra manera, ampliando así el horizonte de posibilidades del coachee.

viernes, 9 de mayo de 2014

TRATADO DE CULINARIA PARA MUJERES TRISTES HECTOR ABAD F.


Ayer leí  unas palabras de  William Golding   “Pienso que las mujeres son tontas al pretender igualar a los hombres, ellas son inmensamente superiores y siempre lo han sido.”  Pensando en que mucho se ha escrito sobre hombres calificando a las mujeres y viceversa; esta frase me trajo a la memoria una tarde de las que voy a una librería para ver qué hay de nuevo y como me ha sucedido varias veces, algún libro me mira y me dice “¡soy yo!”  este pequeño libro “Tratado de culinaria para mujeres tristes” de no más de 90 páginas me miró y fue el elegido.   Yo todavía no conocía a  Héctor Abad F.

Lo compré y leí de un tirón primero, luego fui disfrutando cada  una de sus páginas. El libro contiene relatos muy cortos sobre diversos temas, todos relacionados con la cocina, recuerdos, anécdotas…  entre las muchas frases certeras hay una muy gráfica: “A los hombres les falta un hervor.”  Sólo quién está familiarizado con los tiempos de cocción puede entender a qué se refiere y captar la metáfora en toda su dimensión.

Es cuando, por ejemplo, el Menestrón ha hervido bastante y ya está cocido, pero le falta un tiempo extra para que los sabores se amalgamen.   Igual que en la preparación de un Ají de gallina, cuando después de mezclar los ingredientes ya cocidos debe hervir y reposar para que tome la textura ideal.  De hecho, las mujeres entendemos  la metáfora y estamos de acuerdo, creo yo.  Me pregunto, si el autor, siendo hombre ¿a qué quería referirse?  Me gustaría que me cuente en qué pensó cuando lo escribió.  Va mas allá del consabido “los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus”    Supongo que los hombres también podrían afirmar si se les preguntara, que están más “a punto” que las mujeres…


lunes, 5 de mayo de 2014

SOLTURA Y CONTROL


Todo el que ha realizado algún deporte, cualquiera que sea, individual o de equipo, sabe que no se gana un partido de fútbol,  pensando que lo importante es jugar… Es cierto, es importante jugar pero no nos engañemos: si juegas es para ganar.  También es verdad que  si juegas solo pensando en ganar vendrá la ansiedad y la tensión, y probablemente perderás el partido.  Es paradójico.

En el arte  es igual,  “soltura con control” nos decía Leslie Lee, mi querido maestro,  cuando estudiaba pintura en su taller.  Al abordar la tela en blanco,  me ha pasado que estoy segura de lo que quiero hacer y decido hacerlo. Pero llega un momento en este proceso  en el que debo parar y reflexionar.  Si decido insistir en lo que quiero, tratando de controlar, echo a perder el trabajo. 

Me pasó una vez en particular con un cuadro de formato cuadrado que quería fuera todo en distintos tonos de blanco. No salía insistí, insistí y nada, hasta que empecé a oscurecer los colores y quedó todo en tonos de grises…y estuve tranquila, supe que así tenía que ser.

En momentos así,  confirmo que tengo que parar para dejarme llevar, no soy yo la que decide por dónde va el pincel, ni que colores usar.   Es “lo que pide el cuadro.”    Cuando empezaba a pintar y oía este tipo de frases pensaba que era cuestión del argot de los artistas.  ¡Más no!  Es verídico.  Es el famoso estado de flujo del que tanto se habla y al que accedemos sin darnos cuenta y donde habiendo conciencia de uno mismo no hay conciencia del tiempo.  

Estas dos situaciones, en el deporte y el arte, se repiten en otros ámbitos de la vida.  Por ejemplo en el trabajo, donde el conocimiento nos proporciona el control y el actuar, fluyendo con confianza nos da la soltura necesaria para lograr los objetivos que nos propongamos. Lograr el equilibrio entre uno y otro es una meta que hay que ir conquistando día a día.