domingo, 26 de junio de 2016

EQUIPOS PARA EL ÉXITO


“Un equipo es más que la suma de sus partes”  “la inteligencia del equipo es la inteligencia de sus integrantes”  y otras frases similares nos indican cómo lograr un equipo de trabajo ideal. Muchas veces podemos conocer estos conceptos y sin embargo no logramos que nuestros equipo sea un equipo sinérgico.

En un proceso de coaching sistémico, después de analizar la situación y diseñar los objetivos, se prepara un plan de acción.

Cada empresa sea pequeña o grande, del rubro que sea, es un sistema y como tal está sujeta a las leyes que a veces no vemos y que propician los comportamientos de sus miembros y/o las dificultades que puede haber en el óptimo cumplimiento de las metas.   Lo que se necesita es ver las estructuras que subyacen a las situaciones complejas y así encontrar el punto de apalancamiento para realizar  los cambios con menor costo para el sistema.

El pensamiento sistémico* ofrece un lenguaje que comienza por la re-estructuración de nuestro pensamiento, cosa que es consecuencia lógica cuando comprendemos sus leyes.   El pensamiento sistémico constituye la piedra angular del modo en que una organización inteligente piensa acerca del mundo.   Es una manera nueva de verlo.   Donde lo aparente adquiere otra dimensión al comprender que a veces la causa de lo que sucede está distante en el tiempo.

*Senge, Peter, “El pensamiento sistémico”




viernes, 24 de junio de 2016

Si no mejoran, !Empeoran!

Si no mejoran, !empeoran!*


Cuando se trata de capacitar a los ejecutivos de una empresa, de llevar procesos de coaching, de revisar si los empleados sienten un buen clima laboral surge la duda:   ¿Y si invertimos en ellos y se van?
Estoy de acuerdo con lo que propone Alberto Goachet en su artículo.  Para hacer crecer la empresa, los empleados tienen que crecer.   Al capacitarlos generamos buen clima laboral, motivación, aspiraciones y tendremos talentos expresados en su mejor dimensión.   El trabajo en equipo, un equipo sinérgico está  formado por la suma de talentos distintos donde el todo es mas que la suma de sus partes.

Hay que tomar el riesgo y confiar y apoyar a nuestros equipos, porque si no lo hacemos el riesgo es mayor…

*Título del artículo de Alberto Goachet en El Comercio de hoy.


jueves, 23 de junio de 2016

¿Qué hace un coach?

¿Qué hace un coach?
El coach acompaña, orienta, sobretodo pregunta pues sabe  que el cliente cuenta con las herramientas y recursos necesarios para solucionar los retos que se le presenten. 

Un refrán dice que  "todo es cuestión  del cristal con que se mire".     Cada uno tiene una manera de ver las cosas y nuestra mirada al mundo está  condicionada por nuestras experiencias, sistema de creencias,  paradigmas, etc.  Un proceso de Coaching amplía la mirada al mundo haciendo posible una nueva perspectiva donde con pequeños ajustes, se puede cambiar comportamientos para un mejor desenvolvimiento en los diferentes ámbitos de la vida.

Hoy se habla mucho del Coaching, como decía, el rol del coach es enriquecer la mirada del cliente y proporcionando observaciones objetivas, así, ayudar al cliente a ser consciente de la percepción de sí mismo y de su mundo .  

El coach escucha activamente al  individuo o al equipo para lograr un acercamiento profundo al mundo del cliente.  En este acercamiento el coachee  logra hacer  planeamiento de objetivos  muy bien pensado, aprovechando al máximo sus oportunidades  y potenciales.  Así mismo, el coach promueve los cambios necesarios mostrando perspectivas diferentes, que ayudan a ver los  puntos ciegos para encontrar nuevas posibilidades y acompaña al coachee en la consecución de los objetivos.

Pienso que el Coaching llegó para quedarse  para liderar la propia vida y una manera nueva de ser líder en las organizaciones.   



LAS CREENCIAS EN EL PROCESO DE COACHING

Las creencias en el proceso de Coaching

Creencias =  verdades
  
Creencia: idea que se cree verdadera.

Regimos la vida por creencias que consideramos verdades hasta que nos detenemos a pensar que tal vez no lo son tanto.  Parte importante de un proceso de coaching es analizar nuestro sistema de creencias para cambiar las que no nos sirven y cultivar las que nos fortalecen, motivan.

Por ejemplo: 
Las circunstancias están conmigo.   Todo me ayuda.   Creo que estas dos frases  mismas son una carta de triunfo y así funcionará.

No existen los fracasos…solo resultados.   Comprender como es que esto es verdad.  Es demasiado sabido que los grandes inventores tuvieron que experimentar mil veces con una fe inquebrantable para lograr al fin tener éxito.

3.  Soy responsable de mi vida y como veo el mundo.   Dejando de buscar culpables en el pasado o en el presente.  Dejando de buscar excusas para  no pararse en los propios pies y avanzar hacia lo que queremos lograr.

4.  Ser consciente de mis habilidades.  Trabajar desde ahí, potenciándolas.  Fortaleciendo las fortalezas las debilidades pierden fuerza.

Tomando estas frases como base de un auto examen, podemos preguntarnos: en una escala del 1 al 10 ¿dónde estoy con respecto a cada una y ver por qué.  Un coach puede ayudar a ver, pues suele suceder que hay puntos de nosotros mismos que no vemos y que son generalmente las creencias más profundas que nos impiden realizar los cambios necesarios para lograr lo que queremos.


jueves, 28 de abril de 2016

Algunos conceptos de Constelaciones Familiares



Las Constelaciones familiares nos permiten desplegar la información sistémica de nuestro linaje a disposicóon y en concordancia con los órdenes del amor para poder resolver conflictos y encontrar qué nos detiene en los diferentes ámbitos de la vida.  Encontrar qué nos dejaron nuestros anteriores sin resolver por distintas razones y qué vivimos por lealtad inconsciente al sistema familiar.


Los movimientos en la sesión de constelaciones se despliegan a al servicio del consultante para que pueda  salvar aquellos obstáculos que detuvieron a sus ancestros con los que está conectado.   Los movimientos  que suceden no tienen explicación racional, sin embargo, el consultante los reconoce porque su alma lo sabe.   La información aparece porque existe para el que la quiera ver. Rupert Sheldrake, biólogo británico que estudia los campos mórficos lo explica así.   Son los campos morfogenéticos.  Explicado sencillamente sería: heredamos una forma de hacer, de vivir.
Los órdenes del amor:   estas leyes vienen desde concepción de la humanidad.   Cuando recibimos la vida, además recibimos la información del alma que hay en ese sistema familiar  que compartimos con padres, abuelos, ancestros,   todo lo bueno y también aquello que no queremos reconocer. Al recibir la vida  recibo todo.   Solo a través de mi crecimiento transformador puedo transformar  aquello que no me gusta, no puedo rechazarlo ni excluirlo.  Cuando rechazo algo en mi sistema, eso es lo que resuena en mí, lo que más tengo.   Es una paradoja.   Cuanto menos me gusta, más tengo que amarlo para transmutarlo y trascender: si no,   me quedo conectado con aquello que no quiero tener y que tengo.  
Es por esto que las constelaciones familiares son además de una terapia, una filosofía de vida que exige de nosotros un cambio de paradigmas pues la base del cambio es decirle si a todo tal cual es, sin juzgar que esto o aquello debió ser de tal o cual manera.  No se trata de resignación sino de asentimiento, estar en armonía con la vida tal cual es y de ahí tomar las decisiones para avanzar hacia las metas.

Tomar a la madre, tomar al padre
Tomar la vida que nos dieron sin reclamos, sólo con agradecimiento y responsabilidad por la propia vida. Sólo vamos a  ser personas realizadas  y estar en paz cuando tomemos a los padres con todo, como son, soltando la idea que pudieron ser mejores.  Considerando además que son los mejores el uno para el otro, como pareja, anteriores a nosotros, más grandes.   Esto supone un proceso interior de transformación, de ponernos en nuestro lugar de hijo sin cuestionamiento hacia los padres. “En los asuntos de papá y mamá yo no tengo nada que ver.”  

miércoles, 20 de abril de 2016

La relación de pareja

La relación de pareja

“Orden y amor siempre deben ir juntos. Y el orden va primero. El amor está al servicio de ese orden más grande. Integrándose a él y siguiendo ese orden es como mejor se puede desarrollar.” Bert Hellinger

¿De qué dependen la felicidad y la sensación de plenitud en una relación de pareja?
Digamos que del amor.  Sin embargo, incluso con el amor,  muchas relaciones fracasan o no cubren las expectativas.  Hay heridas, desilusiones, desencuentros. 
Así, nos vamos dando cuenta que el amor sólo no es suficiente y cuando la relación fracasa surgen preguntas:
¿Qué falló?
¿Vendrá la felicidad con mi próxima relación?
¿Por qué me relaciono siempre con el mismo tipo de pareja?
Cada familia tiene sus propias dinámicas, sus propias historias, sus propias heridas… que las nuevas generaciones siguen repitiendo, manera inconsciente, los mismos dramas con el mismo sufrimiento.

Que logramos con las Constelaciones Familiares?
Encontramos las dinámicas ocultas en nuestro sistema familiar que nos condicionan para repetir patrones aunque nos demos cuenta, a veces, no lo podemos evitar.
Así mismo nos permiten reconocer estos lazos invisibles y sanarlos, de manera que cada uno se puede hacer cargo de su vida, liberando además el camino para las nuevas generaciones.



lunes, 20 de abril de 2015

Preparación para un taller de constelaciones familiares

Resultado de imagen para familias constelaciones familiaresPreparación para  un taller de constelaciones familiares

Generalmente nos lleva a participar en un taller de constelaciones un afán de comprensión distinta a lo habitual.  Tal vez sólo llevados por un amigo o familiar o algún comentario al respecto que resuena en nosotros.   Lo único necesario es abrirse a la experiencia sin juicios.  Estar sereno para percibir y sentir lo que se presente.   Al ser elegido como representante, estar en el lugar de otro, nos permite una mirada diferente que enriquecerá nuestra percepción.
También se hace patente la cohesión que se forma con el grupo de trabajo, la confianza que se genera entre los participantes hace posible una comprensión distinta y es un punto de partida para un cambio de mirada a la propia vida, que nos permitirá vivir de otra manera.

Preparación para la propia constelación.
Si no hay una intención previa, en el taller va surgiendo el tema que necesitamos mirar para nuestro mayor beneficio y que será como la palanca para iniciar el cambio en el sistema familiar.   La pregunta tiene que ser clara y concisa, sentida.   Muchas veces esto se dilucida en la entrevista con el constelador, quién ayudara a clarificar el tema a trabajar.

La riqueza de este método es que nos da una mirada espacial que permite ver las dinámicas que no aparecen a simple vista y lo que nos dar un entendimiento nuevo del asunto tratado.