lunes, 22 de mayo de 2017

LOS ÓRDENES DEL AMOR

LOS ÓRDENES DEL AMOR

Son una fuerza invisible que rige los sistemas y vela por su integridad.  Cuando estos órdenes son  respetados fluimos con la vida y vivimos una vida plena. 

En el trabajo con constelaciones ayuda chequear como estamos en relación a estas fuerzas que actúan en las dinámicas internas de los sistemas.  Preguntas tales como:
¿Qué quisiera que fuera diferente?
¿A qué le estoy diciendo que tiene que cambiar”?
¿Estoy excluyendo a alguien? 
¿Considero que el otro tendría que ser o actuar diferente?
¿Me considero superior? Inferior?  Con más derecho que el otro?
¿Qué estoy reclamando?
¿Me gustaría que alguno de mis padres hubiera sido o sea diferente? Que actúe diferente?
¿Qué me falta para decirle si a la vida tal cual es? 

nos ayudan a ir profundizando en los órdenes del amor y esto nos permitirá ir encontrando nuevos caminos de solución para los distintos ámbitos de la vida.

El primer orden es la  pertenencia, donde todo lo que es, nos guste o no, tiene derecho a ser tal cómo es.  Muchas veces excluimos aquello que nos causa dolor o vergüenza.  Sin embargo, vemos  por ejemplo como hijos o nietos de un adicto, siguen el mismo destino. A veces  sucede que  tras  una muerte temprana vemos que un descendiente no toma plenamente la vida. En su interior le dice al ancestro "te sigo" o “yo sufro como tú.”

El segundo orden nos habla de ocupar nuestro lugar en el sistema, como hijos, como padres.  Suena muy lógico y a la vez vemos que a veces los hijos nos sentimos más grandes cuando, por ejemplo, alguno de los padres faltó muy pronto y el hijo o hija toma su lugar y se siente pareja del progenitor, así le costará más adelante  tener una buena pareja. 

El tercer orden nos habla de la compensación, del equilibrio entre el dar y el tomar.  Para que una relación florezca tiene que haber un intercambio más o menos equilibrado.  Dando lo que el otro puede recibir, no más; dando lo que tenemos para dar auténticamente sin dar lo que no tenemos.  A veces pasa que cuando damos mucho el otro  no puede devolver  y  se va porque es demasiada carga y no entendemos. 

sábado, 13 de mayo de 2017

LA MADRE

Decirle a la madre “Gracias por la vida y la fuerza que me vino a través tuyo, de lo demás me haré cargo yo¨” nos libera y nos reconcilia con el pasado, como quiera que haya sido, y nos sitúa en el presente con toda nuestra fuerza.    Cuando existe algún reclamo para con los padres la vida no fluye…no hemos tomado lo que nos fue dado. 
 
“Todo empieza con la madre”  “la madre da permiso al niño para ir al padre”  “la abundancia viene con la madre”    dice Hellinger.    Revisar nuestra vida con respecto a los órdenes del amor *  nos permite salir del rol de víctima sin reclamos ni culpables y así hacernos cargo de la vida de una manera nueva.
  
Cada vez que reflexionemos en este sentido vamos encontrando nuevas comprensiones sobre las lealtades que nos unen a nuestra familia y como podemos salir de aquellas que de alguna manera nos limitan en algún aspecto de la vida. 

Es importante salir del amor ciego y pasar a tener un sentido de pertenencia adulto para vivir desde nuestro propio lugar sin cargar con lo que no nos corresponde ni tampoco culpando a los otros de lo que vivimos o dejamos de vivir.


·       http://arrospidecoach.blogspot.pe/2017/01/orden-y-amor-en-la-familia.html

viernes, 5 de mayo de 2017

CONECTAR



“Conectar con el otro es lo más importante” “Sanamos siempre en relación al otro” “Lo que el otro te muestra es reflejo de algo tuyo”   Ya  lo decía Herman Hesse “no hay más realidad que la que tenemos dentro.  Suena como un lugar común…  El otro día fui a ver un espectáculo de impro y clown, (experiencia nueva para mi) entre broma y broma hacían énfasis en el “conectar”  con el compañero de impro, con el público, consigo mismo. 

Esto me hizo pensar que es verdadera la importancia del conectar ya  que siendo mamíferos, somos seres relacionales que vivimos a partir de los vínculos con el otro, con nuestros seres queridos (o no tan queridos) dentro  de los varios sistemas de los que formamos parte:  la familia, el trabajo, los amigos, la comunidad.


Lo bonito de las Constelaciones es que podemos ver estos vínculos muy gráficamene en una forma espacial y atemporal, y esta mirada  permite comprender las situaciones desde otro ángulo, nos da una mirada mas amplia y así nos permite cambiar la historia que nos hemos contado.

martes, 18 de abril de 2017

Apuntes sobre Constelaciones

La sintonía con la vida


Es un hecho natural.     Reconocer lo que es, tomar las cosas como son.   No es resignación, va más allá de la mera aceptación.  Es decir sí con alegría, con fuerza.

Empezar por reconocer que somos hijos de nuestros padres, tal como fueron, a pesar de los juicios posteriores. La vida de nuestro padre y nuestra madre, tal como fue, fue perfecta para que tengamos la nuestra. La fuerza de la vida que está en nosotros es perfecta.  Somos vida y reconocernos "hijos" nos sintoniza con ella.  “Ser hijo de” es para siempre, cuando morimos seguimos siendo “hijo de.”   Esta vida la reconozco en el momento presente, aquí y ahora.

La fuerza de la concepción es extraordinaria, es pura energía de vida y la biología de nuestra madre desde ese momento vela por nuestra vida, cualquiera fueran las circunstancias.

En mi hay una nueva oportunidad de orden en el sistema familiar y es en el momento presente, dirigiéndome al futuro que se materializa este orden.  Reconocerme como “hijo o hija de” me sintoniza además con Algo más grande.  Permite que nuestra vida fluya espontaneamente en el respeto de la jerarquía natural, de la pertenencia y del equilibrio entre dar y recibir.

No reconocernos como “hijo o hija de” tiene como consecuencia inmediata cortarnos de la vida y de su fuerza. Nos corta del respeto instintivo a los órdenes del amor.  Me aleja de mi grupo familiar y provoca la exclusión de otros y de mi misma.   Este no reconocimiento es a veces sutil…

El querer que fuera diferente, tanto las personas como las circunstancias, es una manera de no reconocer.   Volver a los órdenes del amor es un proceso que empieza por tomar conciencia de nuestro lugar de hijo.


domingo, 2 de abril de 2017

CONSTELACIONES EN SESIÓN INDIVIDUAL



Las principales diferencias entre una sesión individual y una grupal son la privacidad y la dedicación exclusiva para la persona que consulta.  Una ventaja adicional es que el tiempo es menor y la cita es de acuerdo a los horarios del consultante.

Los representantes que en el caso de las sesiones grupales son personas, en la sesión individual son elementos (muñecos o posiciones) que van siendo sentidas por la persona y van mostrando la dinámica que hay detrás del asunto que nos preocupa.  El resultado es muy poderoso y a la vez siempre certero porque nos muestran verdades que están ocultas a nuestra mente.  Se alcanza a ver de una manera nueva las situaciones que nos preocupan y esto nos permite encontrar nuevos caminos de solución.   Como esta visión es interna y personal es fidedigna y transformadora.



miércoles, 29 de marzo de 2017

LA BUENA Y MALA CONCIENCIA





Buena conciencia     tengo buena conciencia cuando vivo igual a mi familia, me da un sentido de pertenencia, me hace inocente y seguro.

Mala conciencia     cuando vivo diferente a mi familia, en cierta forma me siento excluido, no perteneciente, me da culpa.   Esta culpa es buena porque amplia mi ámbito de acción y me da nuevas posibilidades que alcanzan también a mi sistema familiar.   A veces algún miembro de la familia se va a vivir lejos en cierta forma para salir del marco de acción de su familia, lo que siente es en realidad una auto exclusión y las exigencia de pertenencia permanecen en su corazón.   Atravesar esta culpa nos libera, nos ayuda decir en el corazón:

“papá, mamá denme su bendición cuando viva  diferente a ustedes”


Fuente:  Bert Hellinger

martes, 14 de marzo de 2017

SOBRE LA VOCACIÓN



Unas líneas que escribe Joan Garriga sobre la vocación,  que nos dicen que a veces es bueno no saber y dejarse guiar, sin embargo no tener una misión definida tiene sus bondades… nos da un sentido de ligereza:
A algunas personas les cuesta orientarse en momentos clave de la vida, les cuesta permanecer en el no saber, esperar, saber no saber, aguardar la señal que indica el norte; y, cuando saben, no siempre les resulta fácil poner toda la carne en el asador, tomar la determinación debida, arriesgar y tensar el arco. En el ámbito de la profesión y la vocación, hallamos que algunas personas tienen una clara propensión hacia lo que las mueve, y lo reconocen claramente; no pueden hacer otra cosa, a riesgo de sufrir. Están tocadas por una misión y un talento: la música, la biología, el arte, la medicina, la construcción, la jardinería... Tales personas cuentan con la ventaja de que no pueden hacer más que lo que constituye su vocación, y si no lo hacen pagan un alto precio en frustración y amargura. Otras, en cambio, no tienen una vocación definida ni una misión fija, lo cual conlleva desventajas, pero también ventajas, como la de que pueden hacer muchas cosas distintas, en un abanico flexible y plural, y no se sentirán tan fácilmente frustradas (sólo perdidas o desorientadas a ratos). Sin embargo, nunca sentirán con fuerza la bendición de ser arrastradas por ese movimiento irresistible en el que parece que la vida toma las riendas hacia una inapelable vía, y no queda otra que rendirse a ella y aceptarla. Quienes viven su vocación y dejan de resistirse y se entregan a ella, lo viven como una bendición y un servicio. Se sienten guiados. Y quienes no experimentan una vocación y una misión definida pero asienten a ello, quizá no se sientan tan guiados, pero se experimentan favorecidos, libres y ligeros.”

Joan Garriga
Del libro "La llave de la buena vida"