miércoles, 25 de abril de 2018

ASENTIR A LA VIDA COMO ES





Durante el proceso de trabajo con constelaciones sisteméticas, es importante conservar cada día las imágenes y palabras que nos han impactado como impulso al cambio, conservarlas en el corazón especialmente cada noche, para dormirse en la actitud de aceptación y reconciliación y esto  nos da fuerza y hace posible el cambio.

Después es importante soltar, los movimientos que se han visto en la constelación, ya sea en taller o en individual,  necesitan tiempo y espacio para actuar, tenemos que confiar en ese movimiento.  Los cambios entre la persona y su perspectiva del presente, de su propia vida y por otro lado en las relaciones con los ancestros.

Lo que se nos pide para que el resultado sea mayor en cuanto a la ley del equilibrio entre el dar y recibir.   La constelación nos ha dado y nos toca devolver para que la eficacia sea la mayor posible.   Se trata de vivir la filosofía de las constelaciones, los órdenes del amor.  Este trabajo  más que una terapia, es una filosofía que nos exige cambios profundos.  Entre ellos: Renunciar al pasado, a la dependencia, al deseo de venganza,  respetar a todos y en el presente total, asintiendo a la vida como es.  A la propia vida y a la de los demás.  

Esto es la base de la filosofía de las constelaciones familiares y nos pone en conexión con algo mayor, con la totalidad.  Más allá de lo que podamos entender.  Así, tendremos resultados concretos en la vida, nos daremos cuenta que estamos en el camino correcto.*


*fuente:  Brigitte Champertier de Ribes

lunes, 12 de marzo de 2018

SOY HIJO/A DE AMBOS


SOY HIJO/A DE AMBOS
“Tomar a los padres tal como son, tomarlo todo de ellos tal cual es.  Es preciso renunciar a las preferencias, que muchas veces son inevitables.  A menudo preferimos a uno de los progenitores en especial se separan y el niño se siente en medio e incluso a veces es usado por alguno de los padres en contra del otro.  En el corazón del niño los padres permanecen unidos a pesar de la separación y el niño es siempre leal a ambos.  Comparto un artículo de Joan Garriga que es una profunda reflexión a este respecto y nos es útil como hijos así como padres.

Éstas son frases que apuntan al bienestar y el regocijo en los hijos:
“Hijo, en ti sigo queriendo a tu padre/madre, en ti sigo viéndolo y respetándolo a él”.

“Hija tú eres el fruto de mi amor y mi historia con tu padre/madre y lo vivo como regalo y bendición”.
“Hijo, respeto lo que vives y como es con tu otro padre/madre”.
“Hija, yo solo soy el padre/madre, más es demasiado”.

¿Qué ayuda, pues? Que los hijos reciban uno de los mayores regalos posibles en su corazón: ser queridos tal como son y muy especialmente que en ellos se quiera a su otro progenitor, porque así se sienten completamente amados, ya que en fondo el hijo no deja de sentir que de alguna forma también es sus padres. Ambos.”

Padres que quieren demasiado a sus hijos
Artículo
de JOAN GARRIGA
“Hijo, tú eres mucho más importante para mí que tu papá”.

“Hija, tú eres mucho más valiosa en mi corazón que tu mamá”.
“Hijo/a no quieras a tu padre, desprécialo como yo y sobre todo no seas como él”.
“Hijo/a, no logro entender cómo pude querer a tu madre, pero sin duda tú me importas mucho, tú eres mejor que ella”.


Aunque no se digan abiertamente en las familias, éstas y otras frases parecidas a veces son verdades interiores para los padres y nutren la atmósfera familiar de dinámicas fatales en la tríada relacional más importante que vivimos a lo largo de la vida: la tríada padre, madre e hijo.
Conviene tener presente, en primer lugar, que los hijos no atienden tanto a lo que los padres dicen sino a lo que los padres sienten y hacen: los hijos se hacen sensibles a su verdad. Entre otras cosas, porque la verdad de nuestros sentimientos puede ser negada o camuflada pero no puede ser eliminada, y por tanto actúa y se manifiesta en nuestro cuerpo. Nos constituye.
Importa, por tanto, que trabajemos con nuestra verdad y la transformemos si es menester y genera sufrimiento en nosotros o en nuestros hijos. Es obvio que ayuda el abstenerse de expresiones hirientes para con el otro progenitor delante de nuestros hijos, por muy enojados o cargados de razones que estemos. No obstante es un logro todavía mayor el trabajar en uno mismo para restaurar el amor y el respeto, y darle el mejor lugar al otro progenitor frente a nuestros hijos, incluso cuando se trata de una pareja infeliz o de una separación dolorosa y turbulenta. Recordemos que los hijos no se separan de los padres. Para ellos, los padres siguen juntos como padres. Los padres se separan como pareja (vivan juntos o no), pero no es posible separarse como padres.
En segundo lugar, conviene tener conciencia de que las vivencias y posiciones que tomamos en esta tríada fundacional con nuestros padres determinarán grandes consecuencias, favorables o desfavorables, en nuestra vida y en que vislumbremos unos horizontes afectivos felices o desdichados. Es clave para el futuro de los hijos que estén bien insertados en el amor de sus padres y que éstos logren amarse, al menos como padres de sus hijos, ya que en la mayoría de casos algún día del pasado se eligieron y se quisieron como pareja. Y los hijos llegaron después como fruto y consecuencia de esa elección.
Quizás no esté diciendo nada que no se sepa y, sin embargo, estas ideas que son de sentido común sorprenden por lo poco comunes que resultan en la realidad. De hecho, escribo sobre el amor entre padres e hijos después de regresar muy conmovido de mi último taller de constelaciones familiares. Siempre es impactante para mí observar los devastadores efectos emocionales que causa la inobservancia de una regla fundamental: los padres están primero frente a los hijos, y son más importantes que ellos. Además, tiene una gran importancia amar en el hijo al otro progenitor.
Me sorprendo una y otra vez al ver como los padres se dirigen y se orientan a los hijos por encima del otro padre. Y esta actitud, que puede parecer razonable en ocasiones –la desdicha suele llegar vestida con ropajes argumentales impecables pero exentos de amor-, no ayuda al hijo. Ellos no necesitan ser los más importantes; al contrario, necesitan sentir que la pareja del padre o la madre es más importante, y que los padres están juntos como pareja dándose una recíproca primacía frente a los hijos. Cuando un hijo es más importante que nadie para uno de los padres, no se le hace un regalo, sino que se le da una carga y sacrificio; no es abono, sino sequedad disfrazada de encantamiento. Los hijos no necesitan sentirse especiales ni tienen que ser el todo para los padres. Eso es demasiado.
Es frecuente que aquello que a un padre le falta de su pareja, o de sus propios padres, o aquello que le faltó en su familia de origen, o aquel sueño que no pudo cumplir, lo lleve a su hijo. Y que éste, por amor, acepte el reto. Al precio, claro está, de su libertad y de la plena fuerza para seguir su propio camino a su propia manera. Los hijos necesitan sentirse libres para cumplir su cometido en la vida. Y les va mejor cuando tienen el apoyo de sus padres y sus anteriores, y cuando se encuentran en orden con ellos. En cambio, sufren cuando uno de los padres desprecia al otro o ambos se desprecian mutuamente. Si los padres se desprecian, el hijo encuentra dificultades para no despreciarse a sí mismo y no parecerse a la peor versión diseñada por el padre o la madre sobre el otro progenitor.
Pensemos en hijos que casi tuvieron la función de pareja invisible de uno de los padres, o que significaron el todo para la madre o el padre, o que sintieron la prohibición de amar a un padre que cometió algún tipo de violencia o traición con la madre o viceversa… Tristemente, en constelaciones familiares es habitual identificar dinámicas y resultados fatales como enfermedades, delincuencia, violencia, pasotismo, dificultades en la pareja y mucho sufrimiento emocional. Pues, en lo profundo, un hijo no puede prescindir de amar a ambos padres y no deja de hacer acrobacias emocionales para ser leal a ambos, incluso imitando su mal comportamiento, o su alcoholismo, o sus fracasos y desatinos, etc.
Éstas son frases que apuntan al bienestar y el regocijo en los hijos:
“Hijo, en ti sigo queriendo a tu padre/madre, en ti sigo viéndolo y respetándolo a él”.

“Hija tú eres el fruto de mi amor y mi historia con tu padre/madre y lo vivo como regalo y bendición”.
“Hijo, respeto lo que vives y como es con tu otro padre/madre”.
“Hija, yo solo soy el padre/madre, más es demasiado”.

¿Qué ayuda, pues? Que los hijos reciban uno de los mayores regalos posibles en su corazón: ser queridos tal como son y muy especialmente que en ellos se quiera a su otro progenitor, porque así se sienten completamente amados, ya que en fondo el hijo no deja de sentir que de alguna forma también es sus padres. Ambos.

lunes, 19 de febrero de 2018

TESTIMONIOS

TESTIMONIOS
Es muy gratificante para mi recibir este tipo de comentarios,  a veces encuentro gente  de casualidad y me comentan que luego del trabajo con contelaciones su vida cambió sustancialmente.  Para otros el cambio es sutil y se va dando poco a poco, es imperceptible hasta que uno reflexiona y hace el link.  Comparto algunos testimonios y una expriencia en constelaciones organiacionales.

AGRADECER LOS DONES DE LOS ANCESTROS
"En el trabajo con constelaciones familiares llegue a un momento de reconocimiento y gratitud por los dones y talentos de mis ancestros, los mismos que ahora veo en mí de una nueva manera.   Siento que ha sido un punto de partida para todo lo positivo que siempre he esperado en mi vida."

Silvia

INCLUIR LO EXCLUIDO
En una constelación organizacional, despues de una larga entrevista en donde el objetivo principal de la organización no fue mencionado.  Decidimos los elementos a ser representados y al ubicarlosel mismo objetivo tambien fue olvidado, reafirmando el reclamo de inclusión.   Al poner en orden los elementos en el trabajo de la constelacion, todo empezo a fluir vertiginosamente hacia la solucion deseada.

NUEVA MIRADA QUE INCLUYE A MI FAMILIA
"Desde que empecé mi trabajo en constelaciones he entendido muchas cosas que antes no hacían sentido en mi vida, pero las he logrado entender a través del amor y no la razón. Es un trabajo que no solo me ha involucrado a mi sino a lo mas bonito que tengo: mi familia. Siento mucho amor y agradecimiento por mis padres, desde una perspectiva muy distinta a la de antes, veo que mi familia y casa se ordenó con amor y sin pretender ni presionar a cada uno. Hoy cada uno asume un rol muy suyo y en esa simpleza yo me voy sintiendo firme, feliz y encaminada." Carmen

PROCESO DE CONEXIÓN

“Las constelaciones familiares han sido para mí dar pasos en mi vida como saltos sin sentirlos, solo se han dado y han sido muy gratificantes al final del camino. Han sido conectarme con mi padre desde otra perspectiva hoy en día y sobretodo amar a mi madre, al final a ambos como fueron y como son, honrarlos pero haciendo lo que a mi me haga feliz. Es un proceso largo y de confianza a la vida, es muy bonito”.  Claudia

domingo, 4 de febrero de 2018

CONSTELACIONES ORGANIZACIONALES



Así como la familia es un sistema donde los miembros interactúan y a la vez son afectados por las acciones y comportamientos de los demás, las organizaciones también son sistemas vivos donde  sus miembros son afectados por las vidas y acciones de los demás.
La filosofía de los “órdenes del amor” también rige la vida de las organizaciones con algunas variantes.

Pertenencia:   Es temporal y bajo acuerdos entre las personas.   En este orden es importante cerrar bien la participación, cuando es el caso, para que el sistema quede completo y la persona que se retira también sienta que completó una etapa y no queda nada pendiente.  En caso contrario puede suceder que, por ejemplo un resentimiento de parte del que se va o una falta de reconocimiento de la organización por lo que aportó traiga consecuencias para la organización:   baja en las ventas o  una alta rotación, situaciones que pueden ser solucionadas poniendo en orden este tema.   A veces hay exclusiones antiguas de las que no se tiene consciencia.   Al incluir aquello que se excluyó, el sistema se ordena y la organización fluye. 

Jerarquía y amor:   Es muy importante que estén claras las posiciones y cargos  para que el sistema se mueva libremente.   A veces  un gerente nuevo siente que tiene la receta para la empresa, sin considerar los aportes de los anteriores, en estos casos el sistema reclama y se expresa de alguna manera no conveniente:   empleados descontentos, falta de comunicación o resultados no esperados, entre otros.  Es importante también reconocer y agradecer a los fundadores (vienen a ser los ancestros de la organización) y su intención inicial, agradecerles y darles su lugar.

 Equilibrio entre el dar y tomar:   Aparte de las remuneraciones justas,  también entra en este orden proporcionar a los miembros del sistema buenas condiciones de trabajo, respeto, armonía, descansos necesarios.

En cuanto al método, el ver la representación en el espacio de todos los elementos y la relación entre ellos nos da una mirada global e instantánea que nos proporciona un nuevo mapa de lo que sucede y de las dinámicas ocultas que pueden estar propiciando las dificultades en el desarrollo de las actividades de la organización y su crecimiento. 



jueves, 1 de febrero de 2018

APUNTES SOBRE EL AMOR DE PAREJA EN CONSTELACIONES FAMILIARES


Donde hay orden, fluye el amor.  Este orden empieza por honrar la unión de los padres que nos dieron la vida.  Tomar a la madre  nos da la fuerza interna y tomar al padre nos da el mundo, el padre nos lleva al mundo. Tomar la fuerza de ambos padres, estamos completos y así podemos acercarnos a otro para dar y recibir amor, para ser pareja primero y luego formar una familia.
En la relación entre el hombre y la mujer, ambos dan lo que tienen y toman lo que les falta, pero quien no toma a sus padres, no podrá pasar mucho a su pareja ya que permanece estancado en sí mismo, sigue siendo como un niño que pide y no puede desarrollarse como adulto.
       Ganamos libertad en la pareja cuando no hacemos depender nuestra felicidad de ella, sino que tomamos las riendas de nuestra vida como personas adultas. Cuanto más alto sea el grado de obcecación en el enamoramiento, tanto más se aleja la persona de la realidad. Es importante estar abierto a una relación de igual a igual.
       Además, es necesario, reconocer y dar un lugar a todas las parejas que han pasado por nuestra vida, si no es así uno no está disponible emocionalmente para "lo nuevo". Una buena separación se logra cuando los compañeros mutuamente se dicen: Te quise mucho. Todo lo que te di, lo di con ganas. Gracias por lo que me diste. Por aquello que entre nosotros fue mal, yo asumo mi parte de responsabilidad y dejo la tuya contigo. Te llevo siempre en mi corazón. Estás libre y estoy libre. Tomando con amor aquello que nos aportaron las parejas que tuvimos en el pasado, podemos aportar el aprendizaje a la siguiente relación. Si no es así, existirá dificultad para unirse, de nuevo, a otra relación. Es decir, la despedida se logra, cuando tomo todo lo que una persona me da con gratitud.

      Toda persona que haya estado en una relación de pareja seria, no puede evitar el dolor, ni el sentimiento de culpa en el momento de abandonarla. Una separación se logra a través del dolor. Sólo así, puede separarse con la conciencia tranquila. El dolor también encierra mucha fuerza. Un mecanismo muy común para escapar del dolor, es buscar un culpable o auto-compadecerse, en este caso no ve al otro, sólo a sÍ mismo. La auto-compasión es narcisista.  Para ser pareja es necesario  salir del estado de vÍctima . 

martes, 23 de enero de 2018

¿Qué es un taller de constelaciones familiares

TALLER DE CONSTELACIONES FAMILIARES
 
Una experiencia vivencial que permite identificar de una manera espacial, los problemas de relaciones familiares, pueden verse varios problemas a la vez.  Esto nos da una nueva mirada y nos impulsa a un camino de solución efectiva.

Se desarrolla una imagen que nos muestra la situación a solucionar,  mostrándonos las dinámicas escondidas que ocasiona que un conflicto permanezca sin solución.

Se trabaja a partir de la filosofía de Bert Hellinger,  los órdenes del amor y sus leyes son la base para el taller.  Esta nueva visión  permite restablecer el orden que es fundamento para que el equilibrio se restablezca, tanto en la la propia persona, su familia, en las relaciones interpersonales, familiares y laborales.

Así como heredamos los rasgos físicos de los ancestros también su influencia está presente en otros ámbitos de la vida:  la personalidad, capacidades, vocaciones o enfermedades, somos parte de una red familiar que se extiende hacia ellos y al tomar conciencia de esto nos permite soltar las ataduras que pueden estarnos impidiendo avanzar en la vida.

Lo que nos permite este taller es mirar nuestro sistema familiar desde otra perspectiva y sacar a la luz posibles lealtades más profundas.  Pérdidas o fracasos laborales, cantidad de hijos o hijos no nacidos, muertes tempranas, divorcios, pueden explicarse como  una especie de lealtad invisible que nos impulsa a repetir los patrones  de nuestra familia, involuntariamente.

Así, sin saberlo, por amor a nuestro sistema familiar, estamos pagando las deudas, cumpliendo los sueños o anhelos de nuestros ancestros. Al ver y sentir estas dinámicas podemos comenzar un camino desde lo más profundo de nuestro propio ser.



miércoles, 3 de enero de 2018

La conciencia es lo primero que se necesita para ser parte de la masa crítica* que generará el cambio global.

Comparto esta conferencia de Alex Rovira https://youtu.be/m8RJh5ZzPyc.
 
Vale la pena los minutos que toma escucharla, coincido con él cuando propone que somos cada vez más  los que aspiramos a la transparencia, el orden, la coherencia.  La crisis mundial no es sostenible  y hacer cada uno lo suyo desde lo mejor de sí mismo es el camino para lograr superarla.

*Masa crítica en sociología es una cantidad mínima de personas necesarias para que un fenómeno concreto tenga lugar. Así, el fenómeno adquiere una dinámica propia que le permite sostenerse y crecer. Esta teoría es un paralelismo con el mismo concepto en física.